XPOSED MAGAZINE Noticias Exclusivas, Crimen, Corrupción, Narcotráfico, Farándula, La Voz de la Calle, Puerto Rico,xposed magazine 2016

NUEVA PAGINA DE FACEBOOK

POR RAZONES DE SEGURIDAD NUESTRA NUEVA PAGINA DE FACEBOOK ES:
https://www.facebook.com/groups/1808060049479586




Friday, April 15, 2016

PODEROSO NARCOTRAFICANTE GAVILAN USA LA SANTERIA PARA PROTEJERSE


El agente recuerda con absoluto detalle la fuerte impresión que sintió cuando subió a la segunda planta de la residencia en Bayamón en la que recién había acontecido un horrendo crimen. “Es lo más impresionante que he visto. Recuerdo que tenía diferentes muñecas de distintos tamaños, de hasta cinco pies de altura, con trajes largos, de boda, velas, frutas, muñecos con tuxedo”, cuenta el agente Antonio Torres, jefe del Task Force de Ofensores Violentos de los Alguaciles Federales. Lo que vio estaba en una habitación de la residencia en la urbanización Bosque de Palmas, en Bayamón, en la cual el 17 de diciembre de 2008 fue asesinado el niño Eliezer Encarnación Alicea, de 13 años. Encarnación Alicea fue abatido de un balazo en el pecho tras entrar al patio de la casa mientras jugaba al esconder y ser confundido con un rival por dos narcotraficantes que procesaban un cargamento de cocaína en la casa. Se trataba de un altar de santería que presuntamente mantenía allí José A. Concepción Guerra, alias Matojo, un supuesto narcotraficante de Guaynabo que el 7 de
EN ESTA FOTO MAGNUN HERMANO DE GAVILAN ASESINADO
marzo de 2011 fue acusado del asesinato de Eliezer y aún espera juicio por estos hechos. Su caso es un ejemplo de un fenómeno que agentes de la ley y el orden, expertos y practicantes de las religiones afrocubanas, generalmente consideradas como santería, aseguran que es demasiado común: la adhesión de poderosos narcotraficantes a estas religiones. Conocedores del bajo mundo aseguran que la mayoría de los principales narcotraficantes convictos o acusados en los últimos años son seguidores de la santería o el Palo Mayombe, dos religiones de origen africano que se asentaron en el Caribe, principalmente en Cuba, tras la llegada a esta región de esclavos africanos procedentes de Nigeria y el Congo. Entre los narcotraficantes que las autoridades han corroborado que practican la santería están Miguel Díaz Rivera, mejor conocido como Bolo; Jaime Dávila Reyes, conocido como Peluche; José Negrón Rivera, alias Nino Brown, y Matojo. En su momento, Ángel Ayala Vázquez, alias Ángelo Millones, creyó pero luego se apartó. Otro mencionado por las autoridades fue Claudio López Rivera, alias Papote, un presunto narcotraficante del residencial Villa España que se sospecha estuvo vinculado con el asesinato de los voleibolistas Wilfredo Sevilla y Walter Quiles. También Felipe Narváez Colón, mejor conocido como Gavilán y quien es de Villa del Río y está bajo probatoria federal. Elvin Torres Estrada, alias Muñecón, considerado el principal narcotraficante de Puerto Rico durante las pasadas dos décadas, es seguidor del Palo Mayombe, una religión similar a la santería pero que trabaja mayormente con magia negra o con los espíritus de los muertos. “Puedo decirte que el 60%, o un poco más, de las personas acusadas a nivel federal de narcotráfico o de ser los gatilleros de una organización practican la santería”, relató el agente Torres. ¿QuÉ buscan en la santería? Expertos dicen que los narcos buscan en estas prácticas lo mismo que toda persona busca en la religión: un sentido de identidad, explicaciones a lo inexplicable y, sobre todo, una conexión con la divinidad que los proteja de las amenazas que hay a su alrededor. En el caso de los narcos, piden ser protegidos de sus muchos enemigos, no ser detectados por las agencias de la ley y el orden y éxito para sus empresas criminales. No logran conexión con las religiones tradicionales, como el cristianismo y el islam, porque, según expertos, estos credos tienen preceptos que son incompatibles con la naturaleza homicida y materialista de sus actividades criminales. “El narco mayormente es cliente y no devoto. Vienen buscando a alguien que los proteja, pero ellos no creen ni en la luz eléctrica porque si creyeran, no matarían. Tarde o temprano los espíritus de los que ellos matan se los llevan. Los narcos están rodeados de envidia y no hay santo que te proteja todo el tiempo. No hay protección eterna. Si en cinco o seis años no te mataron, vas preso”, dijo  un santero que habló con la condición de que no se revelara su identidad. En Puerto Rico, existen más de 100,000 practicantes de la santería de todas las profesiones, como doctores, abogados, políticos y artistas y, según el santero consultado por este diario, solo el 5% del total de los devotos son narcotraficantes. “Los narcos y los gatilleros se inclinan por esta religión porque les da cierto poder. Es una mezcla de cómo la ignorancia les hace creer que con el dinero fácil pueden subir escalas sociales mediante la santería”, agregó el practicante, quien asegura que hay santeros que cobran cantidades exorbitantes de dinero a narcos haciéndoles creer que pueden salvarlos de la cárcel o de sus rivales. Héctor López Sierra, un profesor de teología y psicología de la religión en las universidades Interamericana y de Puerto Rico (UPR), sostuvo que vincular la santería a la actividad criminal es una “generalización peligrosa y errada”, porque, según dijo, no hay estudios empíricos que lo sustenten. Sin embargo, reconoció que puede haber narcotraficantes que le encuentren sentido a estas prácticas, porque la santería y el Palo Mayombe, contrario a las religiones tradicionales, ofrecen remedios inmediatos a problemas humanos muy concretos. “Hay una probabilidad de que estas personas que tienen problemas con la ley y necesitan protección inmediata a la violencia concreta de las actividades consideradas delictivas pudiesen percibir que ese tipo de religión es la adecuada para ellos”, analizó López Sierra. Los que han hablado directamente con los narcos sobre este tema plantean que con la religión estos buscan protección concreta de las muchas amenazas que los rodean en el violento mundo en el que se desenvuelven. Según las anécdotas contadas a Torres por gatilleros y narcos durante sus intervenciones y arrestos, estas personas usualmente están rodeadas de enemigos y son los babalaos quienes, según le cuentan, los ayudan a alejarse del peligro. “Los babalaos conocen cómo viven estas personas y, según lo que ellos nos cuentan cuando los arrestamos, es que el babalao les dice: ‘ten cuidado con esta persona o ten cuidado que te quieren matar’. ¿Y qué pasa luego? Que como están metidos en ese mundo rodeado de enemigos y de personas que quieren el control de lo que les pertenece, los tirotean y entonces se aferran más a su creencia. Creen mucho en la superstición, y la santería ya es una cultura entre ellos”, dijo Torres.
Share:

0 comments:

Post a Comment

VISITA ESTA PAGINA

Powered by Blogger.

Labels

Blog Archive